viernes, 16 de diciembre de 2011

"¡Jesucristo: El poder de Dios que salva hasta al más vil de los Pecadores!"

"¡Déjame alabarte, oh mi Señor, mi Dios y mi Redentor!"

"Dame inspiración oh Padre bendito…
"Llena mi alma y mi mente con tu sabiduría para que pueda contar y escribir con estas manos mías con las que he cometido tantas transgresiones, y purifica, por la acción poderosa de tu Santo Espíritu, esta mente mía que se ha entregado tanto tiempo a los desvaríos y extravíos de la sensualidad y pecaminosidad de los pensamientos corrompidos…
"Permíteme, oh sanador de las dolencias de mi alma y remedio bendito que cura todas las enfermedades de mi espíritu, permiteme alabar tu santo Nombre y que con acción de gracias pueda decir junto con el Apóstol Pablo: "Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores. De estos yo soy el primero".
"Oh pecador no des lugar a la desesperación, no permitas que el enemigo susurre en tu conciencia que tú, no mereces el perdón de Dios, que tú no eres digno de Él, que ciertamente perecerás pues tus pecados son muy graves e imperdonables…
¡No pecador no des lugar a esa mentira!
¡El Señor está listo para salvarte! ¡Entrégate a Él con todo tu corazón y sentirás el gozo del perdón y experimentarás la grandeza de las riquezas y de la misericordia del Dios Todopoderoso!
¡Ven confiado, oh pecador, acercate con confianza a aquél que entrego su vida por ti para limpiarte de todas tus transgresiones!
"¡Sólo en Cristo Jesús está la salvación de los pecadores arrepentidos!"
¡Ven confiado en su amor y en su misericordia aunque te sientas como 'el primero de los pecadores'!
¡Hay misericordia y redención gratuitas en Cristo Jesús nuestro señor!
A él sean la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén y Amén


F.D.A.P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario